Tu, que ets mare | Tú que eres madre

Ets mare. D’acord, no és que tinguis cap mèrit superior, ni cap honor que et faci passar per davant dels altres, simplement ets mare perquè ho has escollit, o no. Potser voldries ser-ho i no ho ets, potser ho ets per les circumstàncies.

Les circumstàncies. Et fan ser la mare que ets, et limiten potser, t’angoixen, et superen, a vegades. Reacciones per superar-les, canviar-les, millorar-les. No et sentis mai culpable.

La culpa que ens limita, que ens oprimeix i ens castiga. La culpa, per no saber, per no dir o no fer. O la culpa per dir i fer, per cridar, per callar o criticar.

Criticar el què l’altra mare pensa, el que l’altra mare diu o fa, sense pensar en les seves circumstàncies, en les seves pors.

La por que ens paralitza, que ens empetiteix. La por que ens fa ser massa protectores, que ens fa patir, i dubtar de tot. La por a dir el què penses, la por a deixar aquesta feina que et fa arribar a casa massa tard, i tenir més por a no dedicar-los prou temps.

El temps. Que vola, i els fa créixer massa depressa. El temps que sembla que no passa quan portes mesos, o anys, sense dormir. El temps que no tens per dutxar-te o llegir aquell llibre que espera a la  teva tauleta de nit. El temps que no s’atura, i se’t mostra impecable quan et mires al mirall. T’estan sortint canes, i arrugues potser. Però què importa? Ara et toca lluitar.

Seguir lluitant per parir, per criar, per lactar en llibertat. Lluitar per conciliar, per cuidar, per reivindicar ser la mare que vulguis ser, la millor mare. Que lluita per ells.

Ells, el teus fills, o filles. Ells t’han fet mare, i et fan entregar més amor cada dia. No tens cap mèrit, ni cap honor, simplement ets sa mare: la que els va parir, la que els ha criat. La que els aguanta i els renya, la que els adorm amb petons. La que té sacs de paciència, dies bones i no tan bons. Ni millor ni pitjor que cap altra.

Així que perdona’t i no dubtis: fes el què vulguis fer, sigues qui vulguis ser. Amb ells, per ells, però sobretot per tu, perquè ets mare i t’ho mereixes tot.

Eres madre. De acuerdo, no es que tengas ningún mérito superior, ni honor que te haga pasar por delante de los demás, simplemente eres madre porque lo has elegido, o no. Quizás gustaría serlo y no lo eres, quizá lo eres por las circunstancias.

Las circunstancias. Te hacen ser la madre que eres, te limitan quizás, te angustian, te superan, a veces. Reacciones para superarlas, cambiarlas, mejorarlas. No te sientas más culpable.

La culpa que nos limita, que nos oprime y nos castiga. La culpa, por no saber, por no decir o no hacer. O la culpa por decir y hacer, para llamar, por callar o criticar.

Criticar el que la otra madre piensa, lo que la otra madre dice o hace, sin pensar en sus circunstancias, en sus miedos.

El miedo que nos paraliza, que nos empequeñece. El miedo que nos hace ser demasiado protectoras, que nos hace sufrir, y dudar de todo. El miedo a decir lo que piensas, el miedo a dejar este trabajo que te hace llegar a casa demasiado tarde, y tener más miedo a no dedicarles bastante tiempo.

El tiempo. Que vuela, y los hace crecer demasiado deprisa. El tiempo que parece que no pasa cuando llevas meses, o años, sin dormir. El tiempo que no tienes para ducharte o leer ese libro que espera en tu mesita de noche. El tiempo que no se detiene, y se te muestra impecable cuando te miras al espejo. Te están saliendo canas, y arrugas quizás. Pero qué importa? Ahora te toca luchar.

Seguir luchando por parir, por criar, por lactar en libertad. Luchar para conciliar, para cuidar, para reivindicar ser la madre que quieras ser, la mejor madre. Que lucha por ellos.

Ellos, el tus hijos, o hijas. Ellos te han hecho madre, y te hacen entregar más amor cada día. No tienes ningún mérito, ni honor, simplemente eres su madre: la que los parió, la que les ha criado. La que los aguanta y los regaña, la que los duerme con besos. La que tiene sacos de paciencia, días buenas y no tan buenos. Ni mejor ni peor que ninguna otra.
Así que perdónate y no dudes: haz lo que quieras hacer, sé quien quieras ser. Con ellos, por ellos, pero sobre todo por ti, porque eres madre y te lo mereces todo.

COMPARTEIX-LO | COMPÁRTELOTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Vols comentar alguna cosa? | Quieres decirme algo?