Quan es van conèixer| Cuando se conocieron

Era setembre i tot era nou: viatjar en tren, aquell edifici, la gent, la carpeta vermella. I ells eren allà, tan desconeguts, i tan joves.

“Com et dius?”, van presentar-se, “i d’on ets?”. Ella encara recorda el vestit que portava aquell primer dia d’Universitat, i que tenia la panxa plena de nervis i il·lusió.


Desseguida es van fer amics, amb uns quants que reien molt i compartien apunts, festes i birres al bar. Passaven les classes, els anys, i creixien les confidències, les bromes, la confiança, els treballs… Cada vegada eren més amics, fins que es van fer inseparables. Amics d’aquells que s’enyoren durant el cap de setmana i les vacances.  Dels que es necessiten, dels que es miren, dels que són feliços quan estan junts. Ella, cada dia, quan el veia entrar per la porta, sentia que el cor li feia un salt. Ell l’acompanyava al metro quan sortien de classe, tot i que no li venia de pas i havia de fer un camí més llarg. Amics, amics i prou.

Han passat 12 anys, o més, però ella encara ho recorda perfectament: era un dia qualsevol, xerraven a l’andana del metro, fumant i rient, i deixant passar els trens. No ho deien, però no es volien separar, encara sabent que es veurien altre cop l’endemà. Només volien ser allà, viure el moment, i que no s’acabés. Però va arribar l’hora d’acomiadar-se i quan es va girar, ell li va agafar la mà, com per retenir-la un segon més al seu costat. “Adèu”, ella va somriure mentre el cor li bategava fort, i es tancaven les portes del vagó. Havia passat, per fi, el que feia tan de temps que desitjava: un petit senyal de que, potser, ell també l’estimava. Amics i prou? No, ella n’estava enamorada, des del principi, però s’havia tret del cap qualsevol possibilitat des de que la va veure, esperant-lo a la porta, tan rossa, tan bonica, tan diferent a ella… “Treu-te’l del cap“, es va dir, “no serà mai per tu“. I es va conformar, amb el temps, a ser la seva confident, a fer-lo riure, a explicar-li la vida, a compartir apunts i reflexions, i a tenir-lo assegut al costat a cada classe, cada dia.

Captura de pantalla 2015-02-13 a les 19.06.25

Li havia agafat la mà, això deuria voler dir alguna cosa, oi? Aquella nit no podia dormir de l’emoció, però el cap li deia que no havia de fer-se il·lusions.  A més, no estaven sols, hi havia el seu nòvio, que feia mesos que la trobava extranya i absent, i la novia d’ell, que poca cosa n’havia sabut més, des d’aquell dia que la va veure esperant-lo a la porta de la Facultat. Però ara sí, havia arribat el moment d’aclarir les coses. Amics i prou? Sortim de dubtes. I ho va fer: “Hem de parlar” li va escriure per SMS.

Els llums de Nadal lluïen sobre una Passeig de Gràcia elegant, ple de passejants carregats amb bosses de regals. I ells dos es veien menuts, asseguts en un pedrís davant de l’estació.

Ara o mai, o tot o res. I li ho va dir: que cada cop més el necessitava, que no es veia en cor de separar-se d’ell, que el volia, més, que ho volia tot, amb ell. Uns segons de silenci i la resposta: “Jo també“. Llavors van sonar violins al seu cap i el cor se li va eixamplar, de cop, no li cabia dins del pit, l’apretava. Allò que sentia deuria ser quelcom semblant a la FELICITAT. Tot girava al seu voltant mentre s’abraçaven i sentien que ho tenien tot: es tenien a ells, la il·lusió, les ganes de fer-ho tot, de viure. S’havien enamorat.

Captura de pantalla 2015-02-13 a les 19.14.36

La seva història d’amor llavors començava, i ha crescut amb els anys. La seva història ha viscut hores baixes, moments d’eufòria, de riure i de plorar.

I la seva història els ha ensenyat que res és tan fàcil, que l’amor és fràgil i es pot trencar. Però ella ho recorda encara, quan es van conéixer, tancant els ulls, de tant en tant, i la transporta al prinicpi de la seva història, quan pensava que l’amor mai es podia acabar.

I és cert que no s’acaba, l’amor pot ser fràgil però és gran.  Quan es van conèixer no ho sabien, però, amb tot, ara s’estimen més que abans.

Captura de pantalla 2015-02-13 a les 19.13.41


Era septiembre y todo era nuevo: viajar en tren, aquel edificio, la gente, la carpeta roja. Y ellos estaban allí, tan desconocidos, y tan jóvenes.

“¿Cómo te llamas?”, Se presentaron, “y de dónde eres?”. Ella aún recuerda el vestido que llevaba aquel primer día de Universidad, y que tenía la barriga llena de nervios e ilusión.

Se hicieron amigos rápido, con unos cuantos que se reían mucho y compartían apuntes, fiestas y birras en el bar. Pasaban las clases, los años, y crecían las confidencias, las bromas, la confianza, los trabajos … Cada vez eran más amigos, hasta que se hicieron inseparables. Amigos de esos que se echan de menos el fin de semana y las vacaciones. De los que se necesitan, de los que se miran y son felices cuando están juntos. Ella, cada día, cuando lo veía entrar por la puerta, sentía que el corazón le daba un salto. Él la acompañaba en el metro cuando salían de clase, aunque le caía lejos y tenía que hacer un camino más largo. Amigos, amigos y punto.

Han pasado 12 años, o más, pero ella todavía lo recuerda perfectamente: era un día cualquiera, charlaban en el andén del metro, fumando y riendo, y dejando pasar los trenes. No lo decían, pero no se querían separar, aún sabiendo que se verían de nuevo al día siguiente. Sólo querían estar allí, vivir el momento, y que no se acabara. Pero llegó la hora de despedirse y cuando se giró, él le cogió la mano, como para retenerla un segundo más a su lado. “Adiós”, ella sonrió mientras el corazón le latía fuerte, y se cerraban las puertas. Había pasado, por fin, lo que hacía tanto tiempo que deseaba: una pequeña señal de que, quizás, él también la quería. Amigos y punto? No, ella estaba enamorada, desde el principio, pero se había quitado de la cabeza cualquier posibilidad desde que la vió, esperándolo a la puerta, tan rubia, tan bonita, tan diferente a ella … “Quítatelo de la cabeza”, se dijo, “no será nunca para ti “. Y se conformó, con el tiempo, a ser su confidente, hacerlo reír, a explicarle la vida, a compartir apuntes y reflexiones, y tenerlo sentado a su lado en cada clase, cada día.

Le había cogido la mano, esto quizás quería decir algo, no? Aquella noche no podía dormir de la emoción, pero su cabeza le decía que no debía hacerse ilusiones. Además, no estaban solos, estaba su novio, que hacía meses que la encontraba extraña y ausente, y la novia de él, que poca cosa había sabido desde aquel día que la vio esperándole en la puerta. Pero ahora sí, había llegado el momento de aclarar las cosas. Amigos y punto? Salimos de dudas. Y lo hizo: “Tenemos que hablar” le escribió por SMS.

Las luces de Navidad lucían sobre una Paseo de Gracia elegante, lleno de gente paseando cargados con bolsas de regalos. Y ellos dos, se veían pequeños, sentados en un banco frente a la estación. Ahora o nunca, o todo o nada. Y se lo dijo: que cada vez más lo necesitaba, que no se quería separarse de él, que lo quería, que lo quería todo, con él. Unos segundos de silencio y la respuesta: “Yo también”. Entonces sonaron violines en su cabeza y el corazón se le ensanchó, de golpe, no le cabía dentro del pecho, la apretaba. Lo que sentía debería ser algo parecido a la FELICIDAD. Todo giraba a su alrededor mientras se abrazaban y sentían que lo tenían todo: se tenían ellos, la ilusión, las ganas de hacerlo todo, de vivir. Se habían enamorado.

Su historia de amor empezaba ese día y ha crecido con los años. Su historia ha vivido horas bajas, momentos de euforia, de reír y de llorar.

Y su historia les ha enseñado que nada es tan fácil, que el amor es frágil y se puede romper. Pero ella lo recuerda todavía, cuando se conocieron, cerrando los ojos, de vez en cuando, y la transporta al prinicpi de su historia, cuando pensaba que el amor nunca se podía terminar.

Y es cierto que no se acaba, el amor puede ser frágil pero es muy grande. Cuando se conocieron no lo sabían, pero, a pesar de todo, ahora se aman más que antes.

COMPARTEIX-LO | COMPÁRTELOTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Vols comentar alguna cosa? | Quieres decirme algo?